Radio Ambulante, one of our Spanish-language podcasts dedicated to storytelling in Latin America — Mother Jones once called it “This American Life,” en Español — recently organized a roundtable on the World Cup. It featured three of the most best known journalists from three countries who have teams competing in the World Cup and high hopes about their progress in the tournament: Juan Villoro from México, Hernándo Álvares from Colombia and Juan Pablo Meneses, from Chile. The three experts offered their take both on the fate of their nation’s team on the road to the World Cup as well as their expectations for them during the tournament. All three journalists were pretty sensible about their expectations, none harboring special hopes of winning it all. That is always a good sign: when the World Cup approaches, everyone wants to share their two cents on the subject. Clocking around 30 minutes of air time, the episode did not stray into boredom or became bogged down with insider jokes and the usual banter; instead, Radio Ambulante offered a measured and affable conversation. A few highlights:

Villoro, when talking about the propensity in Mexican fans to harbor larger than life illusions about the capabilities of their teams, points out one of the problems that surround the Mexican National Team:

Lo que pasa es que hay un gran problema en México, y es que el negocio de la selección, que es uno de los más potentes del mundo -la selección mexicana es la cuarta que más dinero da en el mundo- este negocio no se asocia en lo más mínimo con la calidad deportiva. Jugando mal y teniendo un rendimiento mediocre, de cualquier forma se hace negocio, porque el requisito para lograr esto es exclusivamente ir al mundial. Se había jugado tan mal en la fase eliminatoria que por primera vez se daba la oportunidad de que si México no pasaba, entonces los grandes jerarcas del fútbol tendrían que asociar el negocio con un mínimo de calidad y hubieran hecho algo para mejorar el juego. Esto fue dramático.

Meneses also talked about the turbulent times Chile had reaching the World Cup. Three coaches passed through the National Team and it was the last one, Sampaoli, who finally got them playing well and effectively. Perhaps more interesting that the footballing predictions, are the observations Meneses shared about how his approach to football has changed after his investigation into the talent-hunting industry of big European clubs that became “Niños futbolistas,” his latest book. In it, he explores the way in which young football players in pretty harsh poverty conditions are fed into the youth development programs with extremely high promises and equally steep odds of success:

Yo me acuerdo que cuando hice el primer libro de esta variante que yo le llamo periodismo cash, que tiene que ver con que tu te compras con dinero en efectivo al protagonista del libro, lo hice con la vida de una vaca. Y cuando yo empecé a hacer…cuando yo me compré la Negra, empecé a hacer esa inmersión en el mercado, era carnívoro. Durante el recorrido, muchas veces cuando veía los mataderos, cuando veía todo el proceso de la carne, muchas veces dije “uy, yo debería dejar de comer carne”. Al final del libro terminé siendo un carnivoro consciente, que no sé ni siquiera qué significa […]
Y con el fútbol me terminó pasando algo igual, ¿no? Esta consciencia de que está mal que se lleven niños de países pobres a las ligas europeas, que está mal que los hagan trabajar 8 horas, que está mal que los separen de su familia, que está mal que los obliguen a triunfar; pero que está muy bien cuando ese niño levanta una copa, una Champions, y se pone la bandera de nosotros, ¿no? Matar animales es malísimo, comérselos es riquísimo, y esa contradicción del consumo tiene que ver mucho con el fútbol.

Finally, Hernando Álvarez, from BBC Mundo, talked about the importance of striker Radamel Falcao for the Colombian National Team as well as the order and stability that argentinian coach José Pekerman brought to the squad.

Lo que pasa con Falcao es que hasta ahora es el muchacho perfecto. Es el muchacho perfecto dentro y fuera de la cancha. Por fuera es un dulce, adentro es un tigre. Es una persona con una gran humildad, una persona como que parece tener los pies en la tierra, contrario a lo que a veces nos hemos acostumbrado con muchas figuras del fútbol…gente antipática que no pone atención, no, él dice lo correcto, hace lo correcto. Yo no sé si Falcao ha roto un vidrio en su vida. Yo sé que en la cancha es un tigre y es otra cosa. Pero por fuera es como que todo es absolutamente perfecto, y es esa imagen de esta selección Colombia lo que tiene fascinado a los colombianos. Es un equipo mucho más profesional, acostumbrado, digamos, al éxito, acostumbrado a los grandes partidos, y Falcao pues es el gran intérprete de eso, el que lo muestra todo, y por eso es que Colombia está enamorada con esta selección porque es, de cierta manera, irreconocible con lo que siempre había pasado antes.

Check out the full podcast below, and if you’re looking for more from these famous cronistas of Latin American futbol, stay tuned because the roundtable is set to meet again to discuss the events at Brazil after the end of the group stage.